Jardines con encanto de nuestro hotel.













Fuentes que dejan fluir el agua, palmeras y un ciprés centenario adornan nuestro jardín interior y aíslan al viajero de todo cuanto pueda desear. Gracias a su vegetación, su temperatura se mantiene agradable, lo cual, siendo Sevilla una ciudad calurosa, le otroga un plus más a sus encantos ya visibles.

Nuestro patio es sin lugar a dudas un espacio ideal para el descanso, la lectura, el diálogo, disfrutar de una tapa o una cena, rodeado de historia arquitectónica, vegetación, aromas, sonidos …

Desde la apertura de Hotel San Gil este espacio ha sido halagado por nuestros clientes.

Hotel San Gil